¿Por qué el Tomate La Cañada?

Explicamos por qué el de La Cañada es el único tomate español con Indicación Geográfica Protegida; es fácil de entender

Es legítimo preguntarse por qué el Tomate La Cañada. A primera vista, todos  los tomates pueden parecer iguales e, incluso empleando la lógica más aplastante, teóricamente el tomate es tomate y no debe haber demasiadas diferencias en cuanto a su composición, propiedades e incluso sabor.

Es más, si ha de haber diferencias entre unos tomates y otros, también es razonable pensar que éstas pueden deberse a la tipología o variedad o a la semilla empleada. Pero, ¿puede haber grandes diferentes en función el criterio geográfico, de dónde se ha producido un tomate u otro?

El objetivo de estas líneas es ofrecer información veraz, sencilla y concluyente acerca de por qué una franja de terreno puede ser determinante a la hora de cifrar las propiedades organolépticas, saludables y de sabor de un producto como el tomate.

Unas distinciones, unas características diferenciales que han provocado que la Unión Europea haya reconocido al Tomate de La Cañada, en Almería, como la única Indicación Geográfica Protegida (IGP) de España y una de las dos únicas en Europa.

Y las razones se resumen en una: es un tomate único, diferente, de calidad, cultivado a base de buenas prácticas agrícolas y con un sabor, una textura y unas propiedades saludables muy por encima de todos los demás.

El tomate en general es una hortaliza especialmente indicada para cuidar la salud del ser humano, especialmente por su grado de licopeno y de vitamina C, que lo convierten en una fuente inagotable de propiedades saludables y en un instrumento eficaz como pocos en la lucha contra las enfermedades y a favor del buen cuidado del cuerpo.

Sin embargo, está científicamente demostrado y ratificado por la Unión Europea con esta distinción de IGP, que el Tomate La Cañada supera a las demás procedencias de esta hortaliza en cuanto a esas cualidades saludables y de sabor. Una franja de producción, ésta denominada de La Cañada, que abarca el Campo de Níjar, la Vega de Almería capital y las zonas de El Alquián y La Cañada, así como la Vega Baja del Río Andarax hasta el municipio de Alhama de Almería.

Y, todo eso, ¿por qué? Sencillo: por las características que rodean al proceso de producción del Tomate. Porque el terreno en el que se cultiva, en esta zona, ofrece una composición físico-química especialmente indicado para el cultivo del mejor tomate; porque el agua reúne la salinidad y los elementos característicos indispensables para cultivar un tomate de esta categoría; porque Almería y esta zona tienen una cantidad de horas de luz superior a cualquier punto de Europa y una calidad lumínica que favorece el proceso de configuración de un tomate sano, saludable y con el mejor sabor; y porque quienes lo cultivan son agricultores con años de sabiduría y experiencia transmitida de generación en generación, convirtiéndolos en los mejores expertos del continente.

Pero el tomate La Cañada no es un tomate diferente y único solamente por estas características geográficas y personales, sino también porque se desarrolla en un estricto cumplimiento de las exigencias que se han implantado en las empresas que componen este Consejo Regulador, desde el control de trazabilidad y el sistema APPCC hasta certificados como el de producción controlada de AENOR UNE 155.102:2001, el de producción integrada y el de agricultura ecológica, así como la gestión de la calidad conforme a la UNE en ISO 9001:2000 en todas las empresas comercializadoras inscritas, pasando por la garantía de que todo el producto comercializado es de categoría extra y primera, el calendario de producción, la caracterización organoléptica o el cultivo de variedades específicas.

Las empresas que conforman la IGP, que son Casur, Costa de Níjar, Vegacañada, Agroponiente Natural Produce, Parque Natural, Coprohníjar y Biosabor, alcanzaron un volumen de producción certificada por el Consejo Regulador cercano a las 12.000 toneladas en la pasada campaña. El tomate La Cañada se comercializa en la práctica totalidad de los países europeos durante los 365 días del año, con especial incidencia en países como Alemania, las zonas nórdica y báltica, Francia, Reino Unido, Rusia, Polonia, Italia y otros. Se trata de un tomate que está considerado dentro la IGP en sus cuatro tipos comerciales: redondo liso, oblongo, en racimo, ‘cherry’ y asurcado, que tras el reconocimiento europeo se ratifican en el máximo nivel de excelencia en el ámbito europeo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.