Los beneficios de comer tomate ecológico

Pero… ¿Qué es un producto ecológico?

tomate ecológico

Los productos ecológicos, también llamados, biológicos, orgánicos o bio, son aquellos productos naturales obtenidos sin la utilización de productos químicos. Estos productos naturales, ya sean procesados o no, no pueden presentar residuos químicos en su forma final de consumo para poder ser denominados productos ecológicos, y para demostrar que esto es así existen rigurosos análisis llevados a cabo por las agencias certificadoras.

El tomate ecológico

El tomate, ya sea o no ecológico, de por sí, ya presenta innumerables beneficios para nuestra salud. Es una fuente natural de vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, K y E; sin mencionar que posee minerales como potasio, cloro, fósforo, calcio, azufre, magnesio, sodio, hierro, cobre, zinc, yodo, cobalto, manganeso, cromo, níquel y flúor. Todos estos nutrientes hacen que esta fruta nos aporte las siguientes ventajas nutricionales a nuestro organismo:

• Actúa como diurético ya que posee grandes cantidades de agua. Además, el tomate refresca y baja la temperatura corporal en caso de quemaduras solares y fiebre, al colocar rodajas en las zonas afectadas.
• Es remineralizante, vitaminizante, energizante y equilibrante celular; cualidades que podrían prevenir la formación de tumores.
• Ayuda a alcalinizar y purificar la sangre.
• En crudo contiene grandes cantidades de vitamina C y ayuda a mejorar estados de tuberculosis pulmonar, anemia y constipación.
• Cocido el tomate contiene grandes cantidades de licopeno, fotoquímico que se ha visto involucrado en la prevención de cáncer a la próstata.
• El jugo de tomate tiene un efecto relajante y antioxidante que ayuda a mantenernos frescos.
• Tiene muy pocas calorías por porción.
• El tomate es bajo en sodio.
• Contiene sales orgánicas (malatos y citratos) que ayudan en el proceso de la digestión.

tomate ecológico

Pero en particular, los tomates ecológicos de IGP Tomate la Cañada son:

Más sanos: Los tomates ecológicos tienen mucho más de todo aquello que hemos mencionado que se considera bueno para la salud (vitaminas, proteínas, minerales, antioxidantes…) y no tienen nada de lo que se considera perjudicial (no son transgénicos y no tienen pesticidas, herbicidas, plaguicidas, hormonas, etc.).

Más sabor: Los tomates ecológicos contienen menos proporción de agua que los convencionales. Esto es así porque los abonos químicos hacen que la planta absorba más agua (y, por tanto, que crezca más rápido) y estos están prohibidos en la agricultura ecológica. Así, los productos ecológicos tienen más materia seca, que es lo que le da sabor al alimento.

Mejor cultivados: Predomina el trabajo artesanal del cuidado de las plantas, y la calidad del proceso revierte directamente en la calidad del producto.

Más respetuosos con el medio ambiente: Al no utilizar ningún tipo de producto químico de síntesis en su proceso de producción,  lo que comemos no está impregnado de productos químicos, la tierra se cultiva de manera natural ayudando además a que los acuíferos no se contaminen de sustancias nocivas, ayudando al ciclo natural y a la conservación del medio ambiente.

¿Qué te parece? ¿te cambias al tomate ecológico?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Bienvenido a la venta online de #elmejortomatedelmundo Descartar